2015-10-20

Ecografía en animales

La ecografía es un sistema para obtener imágenes a través de los ecos de los ultrasonidos dirigidos a un cuerpo u objeto.

Se trata de ondas sonoras de alta frecuencia que se dirigen al organismo del estudio y al recibir la gran onda de sonido emite un eco. A través del transductor se recoge la información y un ordenador lo convierte en una imagen definida en una pantalla. Para que funcione correctamente se suele añadir un gel sobre la piel que facilita la transmisión de ondas.
Es un procedimiento sencillo y no invasivo. No existe radiación alguna, sencillamente un ultrasonido. De todas formas, aunque todos los expertos están de acuerdo que es un procedimiento inocuo, someter con demasiada frecuencia un feto a ecografías puede tener ligeros efectos secundarios como la disminución del peso de los cachorros o el retraso del desarrollo de algunas capacidades.
En qué circunstancias se utiliza la ecografía
La ecografía se utiliza ya sea para visualizar la rotura de un hueso o por haber ingerido un objeto concreto, los motivos por los que tu perro puede llegar a someterse a una ecografía son muy variados. El veterinario te aconsejará este método de análisis para cerciorarse y confirmar un diagnóstico.
No debemos escatimar a la hora de cuidar la salud de nuestra mascota, además, someterse a este procedimiento puede desenmascarar fallos que hasta ahora no habíamos identificado como problemas urinarios, posibles tumores o un embarazo sorpresa.