2016-03-02

CASTRACIÓN

El día de hoy aprenderemos acerca de la castración a que se refiere y algunas consecuencias que atrae consigo.

La castración es la extirpación o inutilización de los órganos genitales, que trae como consecuencia la reducción del número de hormonas y ayuda a controlar los problemas en los que la reducción de la cantidad de hormonas sexuales tiene una repercusión directa sobre la conducta, como en el caso del comportamiento sexual o de ciertos tipos de agresión.

Sin embargo, la castración no tiene ningún efecto terapéutico sobre problemas como la hiperactividad, la ansiedad por separación, los problemas emocionales o los que están derivados de una educación incorrecta.

La modificación de la conducta es mucho más notable en el caso de los machos que en el de las hembras. En el caso de los machos, la castración ayuda en el tratamiento de determinados tipos de agresividad, es decir reduce la combatividad frente a otros perros, resultan más fáciles de educar, pero son igual de cariñosos, juguetones y tienen el mismo buen carácter que antes de la operación. Por el contrario, en el caso de las hembras la castración no resulta efectiva para casos de control de agresividad.

Otro de los cambios que se denota es el aumento de peso ya que la castración conlleva ciertos cambios hormonales que conducen a una mayor tendencia al sobrepeso, debido a que el ritmo del metabolismo disminuye y aumenta el apetito del perro. Sin embargo con una estrategia alimenticia adecuada supervisada por el veterinario no tiene por qué suponer un problema. Hay soluciones como al aporte de alimentos menos calóricos y al aumento de actividad del perro, para compensar el aumento de peso.