2016-03-30

Prueba los forrajes para determinar su contenido nutricional

Probar los forrajes para determinar su materia seca y contenido nutricional varía con el estado de madurez cuando es cosechado.

Así como entre cortes y años de cosechas, también es un punto de comienzo esencial para desarrollar un programa de alimentación bueno y rentable.
Todos los forrajes que se dan en el alimento no solo para vacas productoras sino también en vaquillas y vacas secas, necesitan ser probadas o muestreadas. Probar los forrajes y balancear las raciones es crítico con el fin de obtener vaquillas que crezcan eficientemente y prevenir que las vacas secas pierdan o ganen mucho peso.
Las vacas secas que paren en una condición corporal mayor o menor a la ideal pueden producir 1000 a 1500 lb menos de leche en la siguiente lactación. Las raciones no balanceadas adecuadamente para energía pueden resultar en vacas secas que pierden peso o que ganan mucho peso.
Los forrajes necesitan ser asignados basados en la calidad del forraje de acuerdo a las necesidades nutricionales del ganado. Las vacas en lactancia temprana y las becerras deben ser alimentadas con la mejor calidad de forraje disponible. Las vaquillas de más de cinco meses de edad y las vacas secas pueden utilizar forrajes de menor calidad. Aquí la palabra clave es menor calidad no baja calidad. Las cantidades adecuadas de grano deben de ofrecerse para cumplir con las necesidades energéticas y proteínicas.
Alimentar con cantidades excesivas de silo de maíz a las vaquillas o vacas secas puede resultar en animales sobre condicionados