2016-03-29

Onfaloflebitis

Es la inflamación de las venas umbilicales puede afectar sólo las partes externas o extenderse desde el ombligo hasta el hígado con la consiguiente formación de abscesos hepáticos y abscesos grandes a lo largo de la vena umbilical.

Los animales afectados generalmente son de 1 a 3 meses de edad y experimentan una toxemia de tipo crónico. El cordón umbilical está agrandado con material purulento, sin embargo, en algunos casos la parte externa tiene un tamaño normal. El diagnóstico más acertado se logra cuando se detecta por palpación abdominal profunda una estructura cilíndrica de 3 a 5 cm de diámetro que va desde el ombligo hacia la parte anterior del abdomen. La palpación generalmente es dolorosa y el becerro se encuentra inactivo, torpe, inapetente, con varios grados de depresión y puede tener fiebre moderada. En ocasiones hay deshidratación y taquicardia por la toxemia.
Su tratamiento cualquiera que sea el proceso infeccioso a nivel umbilical, lo más importante es prevenir la infección, y para ello, en la explotación deben tomarse las medidas higiénicas apropiadas. El uso de yodo en forma de tintura entre el 7 y 10% a nivel local del ombligo del becerro recién nacido, es el procedimiento más recomendable, con una o dos aplicaciones diarias por un mínimo de tres días. El uso de antibióticos como preventivo a pesar de su frecuente recomendación, usualmente no es necesario y la eficacia de esta práctica es cuestionable. En ciertas explotaciones lecheras usan los antibióticos y sulfonamidas en forma preventiva por uno o dos días para evitar cualquier proceso infeccioso, desconociendo la farmacocinética del producto administrado.