2016-01-12

BULLDOG FRANCÉS

El bulldog francés es una raza canina originaria de Inglaterra y establecida como tal a finales del siglo XIX. Fueron criados, por primera vez, por encajeras en Inglaterra y luego en Francia cuando se desplazaron por la Revolución industrial.

Luego en América y Francia han desempeñado importantes papeles en el desarrollo de esta raza.
El bulldog francés es considerado un moloso de talla pequeña. Inicialmente el bulldog francés fue un perro del pueblo, teniendo como amos a los carniceros y cocheros, más adelante paso a formar parte de la alta sociedad y el mundo artístico, debido a su aspecto original y su singular carácter, propagándose rápidamente.
Su aspecto es tipo moloso, potente para su pequeña estatura, corto, compacto en todas sus proporciones, pelo raso, cara corta, nariz chata, orejas erectas y cola naturalmente corta. Suele tener aspecto de animal activo, inteligente, muy musculoso, de estructura compacta y sólida estructura ósea. Un bulldog en buenas condiciones debe tener un peso no menor de 8 kg, ni mayor de 14 kg, ya que el tamaño está en proporción con el peso. Su carácter es sociable, alegre y juguetón.
Los cuidados que se tienen en cuenta con el bulldog francés es que debido a su adaptabilidad, tranquilidad y a que es poco ladrador, es una raza ideal para la vida en un lugar reducido ,se adaptan bien a las casas, y al clima frío, ya que son bastante sensibles a las altas temperaturas. Es aconsejable evitar exponerlo al calor intenso y tener cuidado con el sobrepeso, que podría causarle problemas respiratorios. Se adapta bien a la vida de interior y no necesita hacer mucho ejercicio, aunque como todo perro sí requiere que le saquen a pasear diariamente.