2018-04-14

POR QUÉ LOS PERROS NOS LAMEN

Cuando llegamos a casa, cuando estamos mirando la televisión, cuando jugamos, etc. Cualquier situación es perfecta para recibir un “beso” de nuestra mascota. Los motivos que tienen los perros para lamernos son variados: puede ser por hábito, por comportamiento, para comunicarse, o para expresar sus

Algunos datos principales son:

Para conocernos: Si bien el sentido más desarrollado de los canes es el olfato, ellos también pueden saber mucho de los seres y cosas que le rodean a través del gusto. Esa puede ser la explicación más “lógica” de por qué los perros nos lamen. Cuando pasan la lengua por nuestro rostro, básicamente nos están conociendo, porque tenemos un sabor especial que transmite dos datos muy importantes: el estado de ánimo y el estado de salud.
Expresar cariño: Podríamos decir que el lamido de un perro equivale a un beso o una caricia para los humanos. Por ello es que los canes expresan su estima por alguien a través de la lengua. Debes saber que no existe ninguna “mala intención” por parte del animal cuando te lame la cara o la boca. Simplemente te está diciendo que te quiere, que te agradece por cuidarle, o que es feliz a tu lado.
Para saludar: ¿Te has puesto a pensar en qué momento o situación tu perro te lame más? Probablemente sea después de que no te haya visto por algunas horas (o incluso minutos). Cuando regresas del trabajo o de hacer la compra, incluso cuando te levantas por las mañanas, tu mascota querrá lamerte. Esto podría traducirse como un “hola”, o también como un “te he echado de menos”. El lamido estará acompañado de un movimiento enérgico de cola y saltos por doquier.
Degusta tu aroma: Este es otro de los motivos por los cuales los perros nos lamen. ¡Porque les agradan los productos que usamos! Si te has puesto una crema, una loción o un perfume… lo primero que hará el canino será pasar la lengua por allí. Hay mascotas a las que les gusta más un producto que otro. También puede lamernos cuando regresamos de hacer ejercicio o hemos transpirado. ¿Por qué? Porque a los peludos les encantan los sabores salados justo como el sudor.
Obtener tu atención: Los lamidos pueden usarse como una llamada si es que el animal quiere que le prestes atención. Por ejemplo, si quiere jugar y tú estás viendo la televisión; si estás comiendo y quiere un poco de tu comida; si estás sentado en el sofá e intenta subirse a tu falda, etc. También puede estar pidiéndote que lo saques a dar un paseo, que le rasques la pancita o que le des agua. Observa en qué momentos o situaciones tu perro te lame y te darás cuenta en seguida de lo que quiere.
Calmar la ansiedad y para limpiarnos: Lamer a sus dueños, sus juguetes, su cama o a si mismo puede ser una técnica para tranquilizarse. En ocasiones puede suceder cuando hay una tormenta muy fuerte (con truenos incluidos) o cuando viaja por primera vez en coche. Si están ansiosos, los perros nos lamen para sentirse mejor. En cuanto a la higiene como cuando los cachorros nacen, la mamá los lame para higienizarles. Lo mismo puede estar queriendo hacer tu perro cuando te pasa la lengua por los pies o las manos, en caso de encontrarse sucios por cualquier motivo.