2017-01-30

Las Arañas

Las arañas, los escorpiones y las garrapatas son arácnidos. Incluso los diminutos ácaros forman parte de este grupo. La anatomía de estos animales demuestra que el cuerpo de un arácnido se divide en dos tagmas: el mencionado cefalotórax y el abdomen.

Las patas, por su parte, se organizan en cuatro pares. Cabe destacar que la calificación de artrópodos alude a la presencia de apéndices articulados y de un esqueleto externo.
Las arañas están presentes en todos los continentes exceptuando la Antártida. Son depredadoras y casi todas poseen glándulas venenosas que dependiendo la víctima, puede ser inofensiva o letal.
Habitan en arbustos, árboles vivos o caídos, pastizales, debajo de las piedras, en madrigueras bajo la tierra e incluso interactúan y comparten espacios con el ser humano, pues muchas de ellas viven en esquinas o techos de paredes, cajas y otras construcciones hechas por el hombre.
Se alimentan de pequeños y medianos animales, que van desde insectos hasta ratones y murciélagos que quedan atorados en sus telarañas. Suelen cazar de manera solitaria.
Las presas quedan pegadas y enredadas en las telarañas, quedando completamente atrapadas. Las arañas no pueden tragar a sus presas, sino que una vez paralizadas por el veneno, les inyectan jugos digestivos para que produzcan una digestión externa del animal, lo que da como resultado una especie de “papilla” que es absorbido por el arácnido.