2016-08-02

¿CUIDA A TU TORTUGA ACUÁTICA?

Este tipo de tortugas por lo general es difícil cuidar por la falta de información en las personas encargadas de cuidarlas, no basta solo con ponerle un recipiente con agua y hojas verdes como por lo general se realiza, por ello te traemos aquí algunos consejos:

Las tortugas pueden llegar a un buen tamaño cuando son atendidas adecuadamente y se les da suficiente espacio para nadar. Una pecera grande calefaccionada, equipada con una zona profunda donde nadar y una piedra o superficie sobre la cual la tortuga se pueda salir totalmente del agua, le brindan un ambiente interior adecuado. Para algunas tortugas bebé es mejor criarlas con agua muy poco profunda, y una zona un poco más profunda para comer. En el caso de tortugas más pequeñas, asegúrese de cubrir el estanque con una malla para que no accedan pájaros, gatos, perros, etc.
En días calurosos no es bueno dejar el estanque de vidrio afuera ya que se calienta rápido y lo ideal es que puede colocar una tabla cubriendo parcialmente el estanque para dar la sombra necesaria. Debe desarmar y refregar todo a fondo de vez en cuando para evitar la reproducción de microorganismos que pueden causar enfermedades. Coloque en el agua un bloque de calcio fabricado de yeso o comprado en la tienda de mascotas.

CALEFACCIÓN: Tiene que proveer una fuente de calor, que puede ser un calefactor de acuario, o la misma luz. Hay calefactores sumergibles que pueden ser utilizados en agua menos profunda que la de un acuario común. La temperatura se debe mantener entre 24ºC y 30ºC. Por encima de la zona destinada al asoleo coloque la farola para la iluminación y para dar calor durante el día. Apáguela durante la noche para simular los ciclos de día y noche de la naturaleza.

LUZ SOLAR: La luz solar es indispensable para el bienestar de las tortugas de agua comunes para permitirles utilizar adecuadamente el calcio, asimilar el alimento y sanar una variedad de rasguños y enfermedades de la piel. La luz solar que ha sido filtrada por un vidrio pierde su valor; le debe llegar directamente a la tortuga sin ningún filtro. Cuando ponga a la tortuga al sol, asegúrese de que hay algo de sombra disponible a la que escapar del calor, que en caso contrario la puede matar rápidamente. También esté atento a que el agua no se caliente demasiado por el sol. Luces ultravioletas A y B son buenos complementos a la luz solar directa. Requieren de una instalación para lámparas fluorescentes, y no generan calor para el asoleo. Si se desea, una lámpara de vapor de mercurio se puede utilizar para satisfacer todas las necesidades.

ALIMENTACIÓN: La mayoría de las tortugas deben ser alimentadas en el agua, porque solo así pueden pasar la comida. Las tortugas comen una variedad de carnes magras crudas picadas y de vez en cuando verduras de hoja. Algunas pocas tortugas disfrutan de los plátanos. La dieta debe consistir en carne de res, pescado, mariscos frescos y procesados, lombrices, gusanos tubifex y artemia salina (“brine shrimp”)(para las tortugas bebé). A la comida le debe agregar calcio, harina de huesos y vitaminas líquidas o en polvo como suplementos. Se debe alimentar a las tortugas pequeñas una vez al día y a las más grandes por lo menos tres veces por semana. Siempre retire la comida sobrante cuando la tortuga pierde interés en ella. Algunos criadores de tortugas prefieren alimentar a sus mascotas en un lugar distinto para facilitar la tarea de limpieza del tanque, pero algunas tortugas no aceptan comer cuando están fuera de su albergue. Se han logrado muchas mejorías en los últimos años con alimentos preparados de alta calidad. Muchas tortugas aceptan estos alimentos rápidamente y conforman una dieta equilibrada.